Larués, Atlántico, Larués

Las fotografías las realicé entre el sábado y el domingo en el itinerario que luego detallaré. Fueron 509 Km y unos 6.000  metros de desnivel.

La ruta, que pese a las adversidades meteorológicas pude completarla sin parar a dormir en un tiempo total de 28 horas y 40 minutos (unas 23 horas sobre la bicicleta), tuvo el siguiente recorrido:

Larués- Hecho- Ansó- Zuriza- Piedra de San Martín- Arette- Tardets- Col Landerre- Saint Jean Pied Port- Saint Etienne Baigorry- Col Izpeguy- Pto Otsondo- Ascain- Saint Jean Luz- Ascain- Cambo Les Bains- Saint Jean Pied Port- Mauleon- Arette- Col Somport- Jaca- Larués

Tenía en mente hacer otra ruta larga por el Pirineo Aragonés pero, al poco de empezar a rodar, decidí tirar hacia el Atlántico pensando que por allí haría menos calor durante el día y sería menos probable encontrarme con alguna tormenta por la noche.

Pues calor y tormentas….

Pero bueno, llegar al Atlántico saliendo desde mi pueblo era algo que me hacía bastante ilusión así que, pese al mal sabor de boca que me dejó tener que estar parado varias horas por la noche por culpa de una fuerte tormenta, quedó de notable.

Hasta el pueblo de Hecho (Echo) el terreno es bastante llevadero.

En el pueblo comienza un puerto que no pasaría de tercera categoría en cualquier carrera.

Llegados a Ansó se afronta el Puerto de Zuriza. Largo pero muy suave.

La Piedra de San Martín ya exige algo más. Por su vertiente sur es un puerto de Primera Categoría.

Subiendo al Alto de Landerre, ya en Francia, el calor aprieta bastante. Este puerto (lo pasó la Vuelta a España por su vertiente opuesta hace unos años) es muy interesante y tiene una dureza respetable (también de 1ª Categoría).

El camino hacia el Atlántico fue accidentado. El siguiente puerto, Col de Izpeguy, nos devuelve a España después de salvar 480 metros de desnivel en 8 kilómetros.

Último escollo antes de la costa, el puerto de Otsondo.

Está atardeciendo pero siguen agradeciéndose las sombras

Saint Jean de Luz y el Atlántico

Sobre las once de la noche veo relampaguear hacia el sur, por donde tengo que pasar, y, poco después, los truenos ya son audibles. Así que busco acomodo en el pueblo de Louhossoa. Todo un acierto porque cayó una tormenta bastante fuerte. Mucha agua y muchos rayos.

Tras unas tres horas de espera retomo la marcha. El terreno es bastante favorable y al inicio del modesto Col de Osquich llego bastante entero. Poco pené en sus rampas.

Amanece cerca del Valle del Aspe

El Somport a primera hora del día resulta una delicia.

Y bien está lo que bien acaba. A ver si la próxima el tiempo me acompaña.

Si quieres leer más visita: Fuente Original

Blog de ciclismo

Artículos sobre bicicletas de montaña, bicicletas eléctricas, bicicletas de carretera y las últimas novedades sobre el mundo del ciclismo.